martes, 21 de mayo de 2013

UN CUENTO PARA DORMIR

Hoy quiero comenzar una sección nueva. UN CUENTO PARA DORMIR. Cada día subiré un cuento corto o uno largo dividido en varias partes, lo ideal sería que tuvieseis tiempo para contárselo a vuestros hijos antes de dormir.
Hoy 21 de Mayo comenzamos con:

EL SASTRECILLO VALIENTE (primera parte)

Un día, un sastre estaba sentado en su banco, cosiendo con hilo y aguja. A su lado había un plato y en el plato un trozo de pan con mermelada. Era su almuerzo y cuanto antes terminara de coser, antes podría comérselo. Le gustaba el pan con mermelada. Pero no sólo a él.
- Mermelada...- zumbaron las golosas moscas -. Olemos mermelada.
- No osaréis! - gritó el sastrecillo.
Buscó un trozo de tela.
- Atrapad esto! - gritó, y trató de aplastarlas.
Siete murieron en la mesa.
- Qué inteligente soy! - dijo el sastre -. He matado siete de un golpe. Debo contárselo a todo el mundo.
A fin de que todo el mundo supiera cuán inteligente era, se hizo un cinto y en él bordó las palabras: "Siete de un golpe".
Puso queso en su bolsillo por si le entraba hambre y partió. Junto a la puerta, cuando salió, había un pájaro marrón atrapado en un arbusto. Lo desenganchó y lo metió también en el bolsillo, con el queso.
Siguió una carretera que serpenteaba por la montaña. En la cuarta curva de la carretera se topó con un gigante que llevaba un árbol.
-Quieres venir conmigo y hacerme compañía? - le preguntó el sastrecillo.
- Ja, ja! - se rió el gigante, que era tan alto como el árbol. El sastrecillo valiente apenas le llegaba a las rodillas -. Ja, ja! Yo caminar contigo. Ja, ja, ja!
- Lee! - le dijo el sastrecillo valiente, señalándole el cinto -. Y luego mira a ver si aún tienes ganas de reírte.
-"Siete de un golpe"- leyó el gigante.
Pensó que quería decir que el sastrecillo valiente había matado siete ogros o quizá siete dragones y se quedó impresionado. Sin embargo, decidió poner a prueba al sastrecillo valiente. Después de todo, es muy fácil decir que eres valiente y fuerte...

Hasta aquí la primera parte, si te quedas con ganas vuelve mañana y te contaré si el sastrecillo pasa o no la prueba del gigante.
Buenas noches mis pequeños duendecillos...